ALIMENTOS QUE CUIDAN Y MEJORAN TU VISION

La retina tiene un consumo muy elevado de oxígeno por lo que necesita vitaminas y muchos nutrientes antioxidantes para un funcionamiento óptimo. Estos los podemos encontrar en la dieta, ahora bien, en personas con riesgo de sufrir enfermedades oculares como la Degeneración macular (DMAE), diabetes y glaucoma se recomienda aumentar la dosis (EstudyAREDS Age-RelatedEyeDiseaseStudy).

Para mantener una visión sana y mejorarla te recomiendo mantener una dieta continua rica en vitaminas, oligoelementos y sustancias carotenoides y flavonoides que protegen, previenen, repara, barre y limpia el sistema ocular y ayuda a su óptimo funcionamiento y retrasa su envejecimiento.

 

¿DONDE ENCNTRAMOS ESTOS COMPONENTES?

Ayuda a proteger las células oculares y es muy necesaria para la visión nocturna.

Los carotenos están presentes vegetales de color naranja, rojizo o amarillo.

Zanahoria, Tomate, Melocotón, zanahorias, batata, berro, albahaca, espárragos, nísperos.


 

Complejo vitamínico formado por 8 tipos distintos, la vitamina B1, B2, B3, B5, B6, B8, B9 Y B12. Todas ellas favorecen el metabolismo y ayuda a que el organismo funcione.

La vitamina B12 o Cobalamina es la más importante del complejo B puesto que favorece la formación de glóbulos rojos en la sangre. Mejora la fotofobia y la sensibilidad a la luz y está indicada para episodios de hiperemia (ojo rojo) y úlceras corneales.
Se encuentra en Mariscos sobre todo las Almejas, Mejillones y ostras, el hígado, la yema de huevo de gallina, el pulpo, queso suizo.

La vitamina B6 o piridoxina y la B9 o ácido fólico son indispensables para el metabolismo de las células rojas de la sangre y el funcionamiento del sistema nervioso.

Se encuentra en arroz, pescados, pollo, frutos secos (pistachos o las avellanas) el ajo, legumbres, verduras (sobre todo espinacas) y frutas (plátano, melón o las fresas)

La vitamina B2 (riboflavina) Estimula la función de la vitamina E y disminuye la fotofobia y los síntomas de ojos seco. Está presente en verduras, trigo, harinas integrales.

Es necesario para la absorción de las vitaminas A y E, así como para fabricar colágeno muy presente, por ejemplo, en el humor vítreo. Protege de procesos oxidativos del cristalino que pueden llevarle a su pérdida de transparencia (catarata) y la retina ocasionándole un deterioro celular irreversible DRME (degeneración macular asociada a la edad).

La vitamina C además colabora en la inhibición de infecciones oculares y es adecuada para la absorción del hierro, calcio y los aminoácidos.

Se encuentra en Fresas, cítricos (naranja, limones, pomelos), Kiwis, papaya, pimientos amarillos, rojos y verdes, coles de bruselas, vegetales verdes, coliflores y tomates.

Es una vitamina liposoluble con propiedades antioxidantes que actúa sobre la oxidación de los ácidos grasos de las membranas celulares oculares neutralizando la acción de los radicales libres, y es un potente agente contra las cataratas y la degeneración macular retiniana.

Se encuentran en verduras y hortalizas de color verde. Espinacas.

Vegetales ricos en aceites, como lechuga, guisantes, semillas de girasol, frutos secos como almendras, cacahuetes y piñones, además en germen de trigo

Son micronutrientes. Es decir, nutrientes que el organismo requiere en cantidades muy pequeñas, pero que son muy esenciales para la salud y el correcto funcionamiento de los procesos vitales, formación de enzimas y coenzimas.  Son minerales que se encuentran en la tierra y los obtenemos a través de los alimentos.

El selenio es un fuerte antioxidante y el zinc es el oligoelemento más abundante en el ojo, concretamente en la retina. Esencial en el mantenimiento del sistema inmune y con componente también básico del sistema antioxidante de los ojos. Disminuye con la edad y su falta favorece el envejecimiento precoz de las estructuras oculares y la aparición de patologías retinianas.

Se encuentra en alimentos como el chocolate, el cordero, moluscos (ostras), frutos secos (semillas de calabaza), legumbres, espinaca y hongos, arroz integral.

Nuestro organismo no puede crear ácidos grasos esenciales como omega-3, por lo que consumirlo no solo beneficia el funcionamiento del cuerpo, sino que también entrega múltiples ventajas a la salud visual.

Previene la Degeneración macular retinal (DMRE), Previene la aparición del glaucoma, favorece el lagrimeo mejorando el ojo seco, tienen efectos antiinflamatorios y ayuda a la formación de la vitamina A. Los acido grasos omega-3, especialmente el DHA, juega un rol importante en la capa de células nerviosa de la retina. Un trabajo publicado en la revista Archive of Ophthalmology en 208 arrojo que una dieta rica en este ácido graso podría disminuir la probabilidad de DMRE hasta un 38%.

Lo podemos ingerir a través de pescado azul (salmón, trucha, arenque, sardina y anchoa) mariscos (gambas, langostinos y cangrejos) frutos Secos (nueces, avellanas, almendras y castañas) aguacates, coles, pepinos y huevos de gallina.

Son pigmentos naturales presentes en los vegetales, que eliminan los radicales libres y protegen al organismo del daño producido por agentes oxidantes, como los rayos ultravioletas, la polución ambiental, sustancias químicas presentes en los alientos, etc. El organismo humano no puede producir estas sustancias químicas protectoras, por lo que deben obtenerse mediante la alimentación o en forma de suplementos. La labor de los flavonoides, y más concretamente las antocianinas, se centra en la reparación de las células nerviosas y los capilares de la retina con el aumento del caudal sanguíneo o reduciendo la presión sanguínea y la protección del colágeno.

Se encuentran en frutas (manzana, cereza, uva) Verduras (brócoli, cebolla, puerros) Cerveza, vino, té verde, té negro y soja. Arándanos y frambuesas.

Las xantofilas son sustancias químicas que realizan acciones fotosintéticas propias del reino vegetal y que pertenecen al grupo de los carotenoides.

La zeaxantina es el estereoisómero de la luteína y contribuye al desarrollo visual. Esta última actúa como filtro protector de las plantas frente a la luz azul del espectro, por lo que se cree que los tejidos humanos (piel y retina) actuaría de la misma manera. En un estudio se mostró que mejoraba la hidratación de la piel, así como la actividad foto proyectiva protegiendo los ojos de la luz ultravioleta.

La Astaxantina es una xantofila presente en microalgas, en la levadura, crustáceos (camarón y langostino), peces (salmón) y algunas aves. La astaxantina ha llamado la atención por su potencial bio activo que incluye su actividad antioxidante, anti cancerígena, antidiabética y antiinflamatoria.

Se hallan en verduras de hoja verde, brócoli, espinacas, guisantes y pimientos. Alta concentración en la yema de huevo.

Hay estudios que señalan que 6mg de luteína previene el desarrollo de cataratas y degeneración macular

¿Te gustó este artículo?

Share on facebook
Comparte en Facebook
Share on twitter
Comparte en Twitter
Share on linkedin
Comparte en Linkdin
Share on pinterest
Comparte en Pinterest

COmenta